Cirugía de preservación de cadera en adultos con displasia de cadera

Osteotomía

La cirugía para cambiar la forma de la articulación de la cadera típicamente implica remodelar un acetábulo poco profundo, procurando una mejor cobertura de la cabeza femoral. Las osteotomías pueden ser realizadas en el acetábulo o en el fémur.

Las cirugías realizadas en el acetábulo son llamadas osteotomías acetabulares y osteotomías pélvicas. La osteotomía periacetabular (PAO) es la más común en los adultos jóvenes. También es llamada osteotomía de Ganz o Berneza porque fue desarrollada por el Profesor Ganz en Berna, Suiza.

Cuando la parte proximal del fémur es remodelada (justo por debajo de la cabeza femoral) se denomina osteotomía femoral, la cual puede ser una “osteotomía valguizante” o una “osteotomía varizante” dependiendo del procedimiento específico realizado.

Actualmente la cirugía para remodelar la articulación es más comúnmente realizada del lado acetabular, llamada PAO.

Osteotomía Periacetabular (PAO)


Esta cirugía implica realizar una serie de cortes en la pelvis alrededor de la articulación de la cadera, recolocándola en una mejor posición para soportar el estrés de caminar. Luego de que la cadera es reposicionada, es sujetada con tornillos hasta que el hueso sane. Una vez que esto sucede, los tornillos pueden ser removidos, aunque esto usualmente no es necesario.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Como usted ya puede imaginarse, esta es una cirugía compleja y usualmente es realizada en centros especializados en donde se realizan frecuentemente. Luego de la cirugía, los pacientes no deben apoyar su extremidad operada por un período de hasta tres meses, por lo que usualmente se recomiendan las muletas y las andaderas junto con las sillas de ruedas, hasta que el hueso haya sanado en su nueva posición.

Determinación de las tasas de éxito

La osteotomía periacetabular es más exitosa en pacientes menores de 35 años y cuando la articulación no tiene una profundidad adecuada pero en sus partes, acetábulo y cabeza femoral, son congruentes. Esto es llamado congruencia articular y significa que la curvatura del acetábulo (concavidad) es la misma que la curvatura de la cabeza femoral (convexidad). Cuando el espacio articular mide menos de 2 mm (lo normal es aproximadamente 4 mm), la articulación puede estar demasiado desgastada para una PAO.

La resonancia magnética es útil para determinar si la superficie articular se encuentra lo suficientemente sana para que una osteotomía periacetabular tenga una posibilidad de éxito razonable. Existen algunas técnicas que permiten determinar la salud del cartílago articular; una es llamada escaneo dGEMRIC y otra es llamada mapeo T2. dGEMRIC son las siglas en inglés de resonancia magnética del cartílago enriquecida con gadolinio. Cuando el índice dGEMRIC es bajo, el chance de éxito es bajo. El índice de dGEMRIC no es el único factor predictor de éxito, pero puede revelar que la superficie articular ya está dañada. La displasia de cadera más grave cuando la cabeza femoral está fuera del acetábulo también disminuye la posibilidad de éxito, pero la PAO puede que todavía sea la mejor opción para algunos pacientes.

Osteotomía femoral

La osteotomía femoral también ha demostrado resultados exitosos y es realizada en un pequeño porcentaje de pacientes. En este procedimiento, el fémur proximal es realineado para cambiar la biomecánica y permitir que una zona sana de la cabeza femoral soporte el peso. Rara vez se utiliza la osteotomía femoral como procedimiento aislado en los Estados Unidos de América aunque en Europa y otras partes del mundo se han reportado resultados promisorios. Usualmente este procedimiento se combina con una osteotomía pélvica cuando existe deformidad en la parte superior del fémur por un crecimiento y desarrollo anormal.

Otras osteotomías pélvicas

También existen otros tipos de osteotomías pélvicas. En Japón, se practica una modificación de la PAO, en la cual se realiza un corte circular alrededor del acetábulo el cual se hace rotar sobre su eje. Esto es llamado una osteotomía esférica o rotacional. Otras osteotomías pélvicas que han demostrado éxito son la osteotomía triple del innominado, la osteotomía de Chiari, y otros procedimientos que buscar aumentar la profundidad del acetábulo o realinearlo.

Riesgos

Toda cirugía tiene sus riesgos, como la infección, coágulos sanguíneos, retraso en la recuperación ósea, daño a nervios y arterias. Además, la cadera puede sufrir de desgaste a pesar de que la cirugía haya resultado exitosa.

La osteotomía sigue siendo la opción preferida de tratamiento en los adultos jóvenes para posponer lo máximo posible la necesidad de un reemplazo articular.


Volver a adulto displasia de cadera métodos de tratamiento