Tratamiento de displasia de cadera para adultos

En general, el tratamiento de la displasia de cadera se enfoca en la cirugía para preservar la articulación y reducir el dolor. Un diagnóstico temprano de displasia de cadera ofrece una mayor cantidad de opciones de tratamiento. La cadera displásica eventualmente se desgastará y comenzará a ser dolorosa y artrósica, pero es difícil predecir cuando ocurrirá.

Los pacientes con displasia de cadera que experimentan dolor, pero que no tienen un daño grave del cartílago articular, pueden ser candidatos a una cirugía que mejora el dolor y ayuda a preservar la articulación. Existen dos grandes tipos de cirugía realizadas para la displasia de cadera en los adultos:

 

Cirugía de Preservación de la Cadera

La osteotomía periacetabular (PAO) es una cirugía que cambia la orientación del acetábulo buscando una mejor cobertura de la cabeza femoral. Se realizan una serie de cortes alrededor del acetábulo para que este se reoriente en un esfuerzo de restauran el alineamiento normal. Posteriormente se colocan tornillos para mantener el acetábulo en esta nueva posición hasta que sane el hueso. En un pequeño porcentaje de pacientes, el cirujano también tendrá que realizar cortes (osteotomías) en la parte superior del fémur para mejorar el alineamiento de toda la articulación.

La PAO es una cirugía bastante exitosa en mejorar la longevidad de la articulación de la cadera y el dolor en pacientes que han sido diagnosticados antes de sufrir un daño mayor del cartílago articular. Los candidatos más jóvenes para una PAO tendrían aproximadamente 11 años. A pesar de que los pacientes jóvenes, como los adolescentes, pueden tener una recuperación más rápida, pacientes hasta de más de 40 años pueden tener beneficios significativos con una PAO siempre y cuando su cartílago articular no muestre mucho desgaste. Pacientes con daño progresivo del cartílago y artrosis pueden no ser buenos candidatos para una PAO.

Continúe leyendo acerca de la cirugía de preservación de la cadera

 

Cirugía de Reemplazo Articular

También llamada “artroplastia”, utiliza partes artificiales para reemplazar la articulación dañada. Las dos categorías principales de reemplazo de cadera son el reemplazo total tradicional y el reemplazo de superficie (resurfacing en inglés).

Continúe leyendo acerca de la cirugía reemplazo articular.

 

Tratamiento no quirúrgico

El tratamiento no quirúrgico puede ser una opción en los casos de displasia muy leves con pocos síntomas, o cuando la cadera ya muestra demasiado desgaste o lesión para una cirugía de preservación de la articulación. Las terapias no quirúrgicas dirigidas para la disminución del dolor incluyen: controlar el sobrepeso, modificación del estilo de vida, inyecciones intraarticulares y terapia física especializada. Por ejemplo, escoger nadar o andar en bicicleta, en vez de correr o jugar baloncesto, puede causar menos estrés en la cadera.

Continúe leyendo acerca de los tratamientos alternativos y la prevención.

 


Continuar con trastornos de la cadera relacionados »