Preguntas para su doctor

Establecer el diagnóstico correcto y encontrar un doctor en quien usted pueda confiar pueden ser los dos factores más importantes en el tratamiento de la displasia de cadera. Un diagnóstico preciso permite una elección adecuada de los métodos de tratamiento. Tener un médico en quien confía le permite confiar en años de entrenamiento, experiencia y juicio profesional. Mejorar su conocimiento general le permitirá reconocer o anticipar cualquier problema inesperado.

  • De ser posible consulte con otros médicos de la misma especialidad. Su médico de familia también puede ayudarle, pero los médicos especialistas generalmente se conocen entre ellos.
  • Hable con amigos que hayan tenido experiencias con diferentes doctores.
  • Busque información de su doctor en el Internet.
    • Recuerde que un solo paciente insatisfecho puede distorsionar las encuestas electrónicas.
    • Los pacientes satisfechos con su médico usualmente no se molestan en completar las encuestas de satisfacción.
  • Confíe en sus instintos.
    • Usted debe de sentirse cómodo con su doctor.
    • Su doctor debe de ser capaza de comunicarse y responder todas sus preguntas.
    • Un doctor que se muestre constantemente a la defensiva podría estar ocultando algo, pero esto también podría depender de si usted le hace preguntas repetitivas u ofensivas.
  • No continúe buscando al absolutamente mejor doctor a menos que su caso sea extremadamente raro o complicado.

Preguntas que puede hacer

  • Cuán a menudo ve casos similares o realiza esta cirugía?
  • Están los otros especialistas como los anestesiólogos y las enfermeras acostumbrados a los métodos de tratamiento de esta enfermedad?
  • Puede hablarme de su entrenamiento y experiencia?
  • Conoce o tiene material escrito, vídeos o sitios en Internet acerca de esta enfermedad?
  • Cuál es la mejor forma de contactarlo en caso de algún problema o una emergencia?

Consejos a la hora de realizar preguntas

  • Trate de hacer preguntas buscando información y conocimiento en lugar de realizar preguntas que busquen verificar su opinión y sus deseos.
  • Evite la intimidación, evite preguntas específicas que reten los conocimientos y entrenamiento del doctor.
  • Evite realizar la misma pregunta dos veces a menos de que no haya comprendido su respuesta. No repita la pregunta con la intención de obtener una opinión diferente.
  • Las preguntas que ofrecen observaciones son mejores que criticar las fallas. Por ejemplo, usted podría decir, “Doctor, usted sabía que cada vez que venimos tenemos que esperar alrededor de dos horas?”

Preguntas sobre el diagnóstico y el tratamiento

  • Cuán confiables son los estudios para diagnosticar la displasia de cadera?
  • Existen diferente grados de gravedad y cuán grave es el caso de mi hijo?
  • Qué ocurriría si usted no hiciera nada? Cuál es la evolución y el resultado esperado con el tratamiento?
  • Cuán efectivo es cada método de tratamiento?
  • Qué ocurre si el tratamiento no funciona?
  • Cuáles son los riesgos y posibles complicaciones de mi tratamiento?

Preguntas sobre la cirugía

  • Cuál es la cirugía que nos está recomendando?
    • Para qué sirve y cómo se realiza?
    • Cuánto tiempo puede durar la cirugía? Cuánto tiempo deberá permanecer hospitalizado mi hijo?
    • Qué necesitaremos al regresar a nuestra casa?
    • Cuánto debemos esperar para ver el resultado definitivo?
    • Serán necesarias otras cirugías posteriormente?
  • Existen otras alternativas para ese procedimiento?
  • Qué ocurriría si la cirugía no funciona?
  • Cuáles son los riesgos de este procedimiento?
  • Que ocurriría si decido no realizarle la cirugía a mi hijo?

Obteniendo una segunda opinión

  • No dude en buscar una segunda opinión si siente confusión o inseguridad. En vez de solicitarle al doctor original que los refiere a otro doctor para una segunda opinión, si es posible busque usted mismo otro especialista. Si lo desea, puede contactar al IIDC para una segunda opinión.
  • Recuerde que es normal que existan diferencias entre los criterios de los médicos.
  • Conserve copias de los registros médicos y las radiografías para mostrárselos al segundo cirujano. Comentarle cuál fue la opinión del primer especialista puede ayudarle para discutir sus pros y sus contras.
  • Siempre es una buena idea regresar donde el primer especialista para volver a analizar su opción, luego de conocer una segunda opinión.

El segundo especialista consultado tiene la ventaja de contestar dudas que ustedes no tenían cuando le preguntaron al primero. Además, este segundo cirujano puede parecer tener más conocimientos porque él ya conoce que ustedes están valorando la posibilidad de una cirugía.