Fisioterapia

Los ejercicios de movilización y estiramiento de las caderas están recomendados porque el movimiento ayuda en mantener la articulación lubricada y el cartílago nutrido. Trate de mantener la movilidad de la cadera en todas las direcciones, excepto siente dolor en una posición en particular. Los ejercicios de estiramiento pueden consistir en alejar la pierna del cuerpo ya sea en posición de pie o sentado. Además rote las piernas hacia adentro y afuera lo más que pueda para estirar la rotación de la cadera. Mientras esté acostado sobre su espalda, lleve una rodilla hacia el pecho mientras mantiene recta la otra pierna, luego repítalo con la otra rodilla. Todos los movimientos de estiramiento deben de ser mantenidos por unos 15 a 30 segundos en la posición máxima. El practicar ejercicios de estiramiento por un período de 10 minutos diarios puede hacer una gran diferencia en la flexibilidad.

Cuando trabaje en el fortalecimiento de la cadera, concéntrese en los ejercicios de abducción de la cadera (alejar la pierna del cuerpo hacia el costado), y de rotación externa (rotar la cadera alejando la pierna del cuerpo).

Ejemplos de ejercicios de abducción de la cadera:
Lying Hip Abduction Standing Resisted Hip Abduction Bent Knee Hip Abduction Resisted with Band

Si usted tiene una discrepancia en la longitud de las piernas, puede utilizar una plantilla o agregarle un tacón a su zapato. Usualmente se le pueden agregar hasta 3/8 de pulgada dentro del zapato sin mayores problemas. Cuando se necesita de compensaciones mayores, probablemente usted necesite una prescripción médica para que la diferencia sea agregada al tacón de su zapato. Los tacones en los zapatos en ocasiones pueden ayudar a disminuir el dolor y mejorar el patrón de marcha. Otras recomendaciones para las actividades diarias son las de utilizar los elevadores para evitar las escaleras y utilizar compresas frías luego de una día muy ocupado para ayudar a disminuir el dolor y posiblemente ayudarle a tolerar sus síntomas.

Como regla general, se prefiere aplicar calor antes de la actividad física y aplicar hielo o compresas frías después de la actividad. Sin embargo, la terapia con calor durante las noches le ayuda a algunas personas porque el calor ayuda a relajar los músculos y aumenta el flujo sanguíneo en el área. Las compresas frías siempre se utilizan como primera medida después de una lesión aguda, pero no existe una regla estricta sobre las terapias con frío o calor para el manejo del dolor por la artrosis. Dependiendo de la severidad de la displasia, puede requerir una o dos sesiones de Terapia Física para aprender la forma correcta de realizar los ejercicios y así no provocar más daño a su cadera.


Volver a la displasia de cadera y vida cotidiana